miércoles, 30 de marzo de 2016

Legado de fabricantes de ideas.

Hay gente buena en todas partes del mundo, pero, llegar a ser un país conformado por personas de tal calibre como los de Corea del sur, principios tan arraigados, como el trabajo, la disciplina, la educación y el servicio, un legado de fabricantes de ideas que se han arriesgado y sacrificado por las generaciones venideras. Es algo que para nosotros los mexicanos a veces suena inverosímil, a pesar de que nosotros también tenemos en nuestro interior la fuerza para lograr cosas tan grandes como lo ha hecho este país asiático. 

A veces pienso que sería necesario tal destrucción en nuestro país para reestructurarnos, para que no haya tal mafia en el gobierno que hace chiquito el gigante de país, que podemos llegar a tener, hace falta poner como principal prioridad a la educación, en lo personal creo que esta es la raíz de todo lo bueno o malo que puede pasar en nuestro país, dejar de estar con un sistema tan obsoleto y cambiarlo por uno mucho más competitivo, que los maestros les apasione más enseñarle a sus alumnos valores y conocimientos prácticos para hacer algo por su país, y que no se les olvide ser congruentes. Perdón por extenderme tanto pero en corea tenemos un gran ejemplo de educación en la familia y en las escuelas, eso los hace grandes a pesar de todos los infortunios que han tenido en su historia.



Podría hablar acerca de mis comentarios respecto al plan económico que tomaron, las industrias tan competitivas que tienen, el gran número de exportaciones anuales, las deudas obtenidas como fondos y que ya fueron pagadas en un tiempo record, podríamos explicar su magnífico movimiento rural el cual los mantuvo fuertes en algunas crisis, las re-estructuraciones tan dinámicas que se han hecho… podríamos hablar de tantos logros económicos que ha tenido Corea. Pero en este escrito quiero resaltar la base, la raíz que está dentro de la tierra y no se ve, sin embargo es la autora de todos los frutos que este país ha tenido, y esta es, la educación.

La educación en las personas. De los campesinos y los obreros, la educación en los ejecutivos, educación en el gobierno desde los policías hasta el ministro y la educación en las empresas coreanas. Algo que me dejo impresionado fue la responsabilidad social de las empresas, como cuando estaban en una época de pobreza, las empresas diseñaron uniformes y se los regalaron a sus trabajadores para que estos tuvieran algo que ponerse, comprendiendo sus necesidades, esto creo tal sentido de pertenecía en los obreros y en los administrativos que sentaron la base de un empresa solida y competitiva a nivel mundial.

Al ver la grandeza de Corea, me genera una melancolía inmensa al ver mi país, tan mal educado, mirando a su gobierno anti-nacionalista, importándole más unos extranjeros, que aquellos que prometió defender y hacerlos crecer, pero solo los pisotea, mexicanos que le desean el mal a sus compatriotas, personas que no tienen “ganas” ni de levantarse de su hamaca para hacer algo por su país.


Esos no son mexicanos, serán cualquier otra cosa, pero no tienen nada que ver con un mexicano. Espero que algún día México desee ser mejor.

-Columnista Emprendedor Mexicano.